Soy Elisabeth Cuevas, alma mater de D’elicook

elisabethcuevas_linkedin

Los inicios…

Sevilla-Donosti-Barcelona. Sevilla me vio nacer, Donosti me vi crecer y Barcelona es mi casa y mi vida. Los destinos laborales de mi padre me dieron la oportunidad de conocer olores, sabores y texturas únicas. Es muy posible que los 10 años que viví en Euskadi me inculcaran el placer de la cocina. El restaurante Arzak fue testigo de mi primera comunión. Ahora, mirando atrás, lo veo como un gran privilegio y como una palanca más hacia mi vocación actual.

 

De Psicóloga a Chef…

Es un cocktail: mezclé casualidad, ilusión, necesidad, formación, pasión… y salió. No fue un proceso planificado, la vida me llevó a coleccionar esos ingredientes sin ser muy consciente de que acabarían convirtiéndose en mi posicionamiento profesional. La psicología es mi profesión, la que me llevó a ser durante un tiempo especialista en RRHH. Me permitió conocer a las personas y  descubrir una vocación:  tratar a las personas alrededor de una cocina.

 

Pasión por la cocina y las personas

En mi casa el cocinero de las ocasiones especiales era mi padre. Y al contrario que las mujeres, los hombres que cocinan lo hacen más movidos por la pasión que por la cotidianeidad. Él me enseñó poco a poco a valorar el papel que juegan los ingredientes en cada plato, la importancia de las temperaturas, de las texturas, la cesta de la compra. Eso, con los años, cultivó una inquietud en mi que luego me animó a formarme, a experimentar, a divertirme. Luego ya fue una cuestión de volcar el conocimiento hacia los demás, de compartirlo, de darle vida.

Fue mi primer trabajo, al acabar psicología, que me llevó varios años trabajando en departamentos de RRHH, procesos de selección, formación,… Ello me dio la oportunidad de conocer de primera mano inquietudes, y necesidades que, ahora hace ya 8 años intento resolver desde del mundo de la gastronomía. Y lo hago con círculos cercanos, empresas, compartiendo la cocina, los ingredientes, la mesa, risas: una receta de éxito asegurado.

El Team Building para mi es… 

Significa escuchar, compartir, crecer, crear, motivar, comunicar, negociar, interactuar, transmitir, probar, reír, discutir, competir, motivar, sonreír, cambiar de actitud, sorprender, o sorprenderse;  son muchas las reacciones y siempre positivas que observas en un grupo de una empresa antes, durante y después de una actividad de cocina en equipo.

Un momento clave en mi vida…

Recuerdo que en la época escolar, nos llevaron con la escuela, varias veces a visitar/ayudar  un centro de niños con problemas psíquicos. Creo que fue entonces cuando tomé la decisión de estudiar psicología, aunque luego lo haría con la especialidad de empresa.

 

Un lugar que me inspira…

San Sebastián. Es una ciudad que respira cocina. Pinchos, zuritos, sidra, txacolí, excelentes asados y lo mejor, su gente.

 

En los talleres de cocina y team bulding de D’elicook se fomenta… 

Compartir, experimentar, aprender, probar, disfrutar, reír,  innovar, desconectar.

 

Mi sueño… 

Me sorprende y me motiva ver la sonrisa de la gente al acabar los talleres. ¡Quieren repetir! Todavía no tengo local propio, quizás mi sueño estaría ahí, en poder hacer los talleres en mi propio local.